RuralRD

Gente, Historias, Pueblos, Cosas, Dominicanos!

La mancha que el agua no quita



A este niño no le preocupa si el desayuno escolar es de calidad, si le cambiaron la leche por jugo, o si la profesora falta o si no le ponen tareas; tampoco le preocupa no tener donde jugar o que le dejaran los Reyes Magos. Al salir de su casa temprano su preocupación es llevar consigo su pote lleno de lavasa y su limpia vidrios, quienes serán sus compañeros debajo del sol y la lluvia.

De seguro que lo has visto en algún semáforo, mientras esperas ansioso que cambie, y el deseando todo lo contrario te tira el agua en el cristal y empieza su labor, que para el significa comida y para ti fastidio.

Todos vemos a los niños de la calle, unos voltean la cara, otros lo maldicen, y las autoridades, ¿que dicen?

Jenniffer Ventura

Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

8 Responses to La mancha que el agua no quita

Keseyoke dijo...

Felicito a la chica que escribio esto, tiene toda la razon......la gente los ve a diario y pocos se preguntan qel futuro incierto q les aguarda...un dia se jartan d limpiar vidrios, aparece un jodedor q les brinda un poco de droga, y ahi se jodio to, luego nos preguntamos, q paso?

excelente post, excelente

Javier dijo...

un super post escrito por una blogger invitada!!

es una realidad en todos estos países!

Yois www.eltraqueteo.net dijo...

De verdad da mucha pena ver los niños realizando este tipo de labor y exponiendose al peligro de que un vehiculo los vaya a chocar y hasta quitarle la vida.

Da pena que en nuestro pueblo le pongan mas atencion a un maldito metro que a tratar de ayudar a las futuras generaciones: los niños!

Rowen dijo...

lo peor de todo es que no dejan ...
QUE LOS NIÑOS SEAN NIÑOS!!!

Que sean niños los niños.
Que sean niños, y no clientes de las compañías de celulares, o vendedores de rosas en los bares, o estrellas descartables de la televisión.
Niños, no limpiavidrios en los semáforos, o botín de padres enfrentados o repartidores de estampitas en los subtes.

Que no sean niños soldados, los niños. Que sean niños los niños, simplemente. Que no sean foto de un portal pornográfico. Que no sean los habitantes de un reformatorio.
Que no sean costureros en talleres ilegales de ningún lugar del mundo.
Que sean niños los niños, y no un target.
Que no sean los que pagan las culpas. Los que reciben los golpes. Los bombardeados por publicidad.

Que sean niños los niños. Todo lo aniñados que quieran. Todo lo infantiles que quieran.
Todo lo ingenuos que quieran. Que hagan libremente sus niñerías.
Que se dediquen a ser niños y no a otra cosa.
Que no sean los que no juegan, los acosados por las preocupaciones, los tapados de actividades.
Que sean niños los niños y se los deje preguntar sin levantar la mano, formar filas torcidas, llevar alguna vez la Bandera no por ser mejor alumno, sino por ser buen compañero.

Que sean niños los niños y no los incentivados con desmesura a consumir todo lo que saca el mercado.
Que sean niños, y no los que aspiran pegamento en una esquina o fuman paco en la otra, tan de nadie, tan desprotegidos.
Niños, no nombres que tienen que rogar por recibir el apellido paterno o la cuota de alimentos.
Que sean niños los niños.

Y que los niños sean lo intocable, que sea la gran coincidencia en cualquier discusión ideológica; que por ellos se desvelen los economistas de todas las corrientes, los dirigentes de todos los partidos, los periodistas de todos los medios, los vecinos de todas las cuadras, los asistentes sociales de todas las municipalidades, los maestros de todas las escuelas.

Que sean niños los niños, y no el juguete de los abusadores.
Que sean niños, no "el repetidor" o "el conflictivo" o "el que nunca trae los deberes".
Niños, y no los que empujan el carro con cartones.
Que sean niños los niños, simplemente.
Que ejerzan en paz el oficio de recién llegados.
Que se los llame a trabajar con la imaginación o con lápices de colores.
Que se los deje ser niños, todo lo niños que quieran.

Y que los niños sean lo importante, que por ellos lleguen a un acuerdo los que nunca se ponen de acuerdo; que por ellos se dirijan la palabra los que no se hablan, que por ellos hagan algo los que nunca hicieron nada.

Que sean niños los niños y que no dejen de joder con la pelota.
Que sean niños en su día. Que lo sean todos los días del año. Que sean felices los niños, por ser niños.

Inocentes de todo lo heredado.

***Sandra*** dijo...

Lo más triste de todo esto es que está en nuestras manos ayudar a que eso cambie y no lo hacemos

Juanml dijo...

Terrible, ya con el completivo de Rowen no hay mas que decir, solo soñar que algun dia otro Gallo cante.

Almendra dijo...

Acá pasa lo mismo... La verdad es que es muy triste :(

excelente el post

Rpérez dijo...

Casi lloro al leer este post, como padre nunca me gustaría ver al morenaje en esta condiciones, un padre responsable no permite que sus hijos diambulen por las calles buscando el pan de cada día.

Siempre he dicho, acción callejera No funciona.

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.